LA PALABRA SAGRADA

     

    La palabra sagrada es nos lleva entender íntimamente dos condiciones que son características fundamentales del compañero que es  la “Fuerza y Estabilidad “, diremos no sin razón que el compañero esta poseído de la fuerza que distingue al aprendiz, siendo laborioso y diligente, entregado por completo a su trabajo en el segundo grado, combinándolo con el trabajo manual del propio primer Grado, con la inteligencia con la cual estudia la teoría, que lo lleva a la razón, llevándolo invariablemente a un plano más elevado, el cual le dará la estabilidad suficiente para poder crear una atmósfera en donde ya no camina con temor y vacilación, sino que se vuelve más seguro del camino que habrá que recorrer, y del trabajo a realizar, como es la construcción de la Gran Obra, la creación del hombre por si mismo, la superación filosófica y espiritual que todo masón aspira a conquistar, y esto se logra solo a través de la inteligencia y la razón.

     

    La Palabra Sagrada del Compañero es la tercera persona aorista del verbo hebraico KUN que significa “estar firme, fundar, establecer”. Dicha palabra puede, pues, traducirse: “(El) establece o establecerá, fundará, confirmará”. Relacionada con la Palabra Sagrada del Aprendiz, que significa “En El la fuerza” y que denota la Fe en una Realidad o Poder Superior, la Palabra del Compañero tiene un evidente sentido paralelo y complementario de Esperanza, respuesta en esta misma Fuerza o Realidad interiormente reconocida, que se establece o confirma efectivamente en un resultado particular, objeto al mismo tiempo de la Fe y de la Esperanza.

     

    La  palabra que se deriva del griego, "Jah" Dios y de "Iachin", establecerá, las que juntas vienen a constituir la frase "Dios establecerá". La escritura correcta de la palabra Sagrada del Segundo Grado es Jachin, y su pronunciación es "Taquin" en atención a que en la lengua griega, las letras "CH" se pronuncian como "K" o "Q", pero el modalismo, creyendo evitar una falsa expresión de la palabra, la ha interpretado como "Jakin" y así es como vulgarmente se le conoce.

     

    La Masonería Simbólica ha establecido la palabra "Jachin", como la Sagrada para el Grado de Compañero, grabando su inicial en la Gran Columna "J", que está colocada al Sur de la entrada de Occidente, en el Templo, y se le da como significado castizo el de "Estabilidad".

     

    Según la Biblia, hubo varios varones que llevaron este nombre, puesto que en el Génesis, aparece como el quinto hijo de Simeón, hijo de Jacob y padre de los Jachinitas o asociación de hombres justos. Según las crónicas, se llamó también así el jefe de una familia Sacerdotal, a quien tocó el turno número 21 entre los 24 que tuvieron a su cargo el servicio del Templo de Jehová; otro, cuyo nombre es el mismo de Jachin., se encuentra en las Sagradas Escrituras con la denominación de Jarib o Jacim.

     

    La Gran Columna "J", tiene a su vez otras interpretaciones que sólo diferencian en su escritura, tales son: estabilidad, firmeza, duración, eternidad, inmortalidad, constancia, ingenio, talento, etc., pero cuya esencia no es más que la frase de: "Mi perseverancia está en el bien".

    Este gran principio fue una de las bases sólidas que tomó en consideración el Artífice Hiram, para grabar la inicial "J" sobre la Columna del Sur en el Templo de Salomón, y así quedaron instaladas las dos Grandes Columnas que sostienen al mundo simbólico, base de las enseñanzas filosóficas de la Masonería, que entraña tantos y tan discutidos Temas sobre las ciencias naturales.

     

    La, Columna "B", cuyo significado se traduce como: “Mi fuerza está en el creador", y la Columna "J",' como: "Mi perseverancia está en el bien", constituyen, los dos Agentes o Poderes incomprensibles, intangibles e invisibles que sostienen, la primera, al mundo material y la segunda al mundo espiritual.

     

    Desde luego comprendemos que la Palabra Sagrada del Primer Grado, representa a la materia y a todas las Fuerzas Materiales; mientras que la palabra Sagrada del Compañero, simboliza a las Fuerzas Inmateriales o Espirituales, y qué ambas son objeto de profundos estudios, los que la Filosofía Masónica define de manera Real y Verdadera, dentro del límite de las percepciones humanas y dentro del talento efectivo de cada uno de los hermanos.

     

    Por lo tanto, la palabra Jachin, es un tema simbólico que entraña una profunda filosofía, puesto que sus interpretaciones nos conducen dentro de los Temas Científicos de las Ciencias que debe desarrollar el Compañero durante su Carrera Masónica.

     

    Tenemos un ejemplo elocuente de esas enseñanzas, y se refiere a que el hermano que posea ese Grado, no sólo está llamado a consumar actos Morales, de Grandeza y de Poder, para dominar ciertos obstáculos que se le presenten durante la ejecución de sus empresas; sino que debe contribuir de manera consciente, al desarrollo, engrandecimiento y perfección de las obras sociales, científicas y morales, que directamente benefician a la humanidad que más tarde, las Generaciones venideras, encuentren el fruto de nuestros esfuerzos, nuestros trabajos y nuestros desvelos y que nuestro sacrificio en bien general no sea inútil, ni que tampoco perdamos el tiempo dentro de las cuatro paredes de nuestros Templos.

     

     

    S.·.F.·.U.·.

    a página

    Powered by FerozoSiteProvided by Dattatec